Preguntas y Respuestas sobre el cáncer de mama

Preguntas y Respuestas sobre el cáncer de mama
by
39300_115058018652575_721290700_n

Pregunta: Para una sobreviviente de cáncer de mama que está en sobrepeso, ¿es importante solamente enfocarse en comer alimentos saludables, o es la pérdida de peso importante también?

Respuesta: Necesitas enfocarte en ambos. La evidencia sugiere que puedes mejorar tus probabilidades de sobrevivir al cáncer de mama y reducir su recurrencia al lograr un peso saludable postratamiento. La mejor manera de perder peso es elegir comidas saludables y bajas en grasa, elaboradas con legumbres, granos, vegetales y frutas, e incorporar actividad física moderada a tu estilo de vida. Por supuesto, es importante consultar con tu profesional de la salud para entender el tipo y nivel de ejercicio más apropiado para ti.

Pregunta: ¿Cuán importante es la dieta para las niñas jóvenes en familias con historial de cáncer de mama?Respuesta: Los comestibles que las niñas consumen en su etapa pre-escolar y de escuela elemental aparentemente tienen un efecto importante en el riesgo de contraer cáncer de mama más adelante en la vida. Investigadores en la Universidad de Harvard han descubierto que las niñas que comen más proteína de fuentes animales tienden a tener su primera menstruación más jóvenes. Tener una edad más jóven durante la primera menstruación está conectado con un mayor riesgo de tener cáncer de mama luego en la vida.Pregunta: Mi madre fue diagnosticada con cáncer de mama a los 55 años. Luego de escuchar que la leche de soya contiene isoflavones y fitoestrógenos que combaten el cáncer, yo dejé de tomar leche de vaca y comencé a tomar leche de soya en su lugar. Sin embargo, últimamente he escuchado que el estrógeno en la leche de soya aumenta el riesgo de cáncer de mama. ¿Cuál es la verdad? ¿La soya es buena o mala?Respuesta: En Asia, donde el tofú y otros productos de soya son comúnmente consumidos, la incidencia de cáncer y enfermedades cardiacas es mucho menor que en los Estados Unidos y Europa, y la longevidad es mayor. Ya que estas áreas geográficas difieren de muchas otras formas (en Asia también consumen mucho menos carne y productos lácteos, generalmente se ejercitan más, fuman menos y consumen menos sal) los investigadores han intentado determinar cuáles son los efectos de la soya en sí. Se ha demostrado que los productos de soya bajan los niveles de colesterol, en parte debido a su rico contenido de fibra soluble. También reducen la actividad del estrógeno, al menos en las mujeres premenopáusicas, lo cual, a la larga, reduce el riesgo de cáncer. La evidencia no está igual de clara para las mujeres posmenopáusicas.Como todos los alimentos, la soya tiene sus ventajas y desventajas. Las habichuelas soya son ricas en ácidos grasos esenciales omega-3, pero tienden a ser más altas en grasa total que otras habichuelas. Muchos productos de soya derivan aproximadamente la mitad de sus calorías de la grasa, mientras las habichuelas negras, pintas u otras variedades solamente están compuestas de un 4% de grasa. Además, los extractos de soya, como el genistein, puede que no tengan los mismos efectos beneficiosos que los productos hechos con la habichuela completa.

Los productos de soya sirven como convenientes y sabrosos sustitutos de carne y de otros comestibles no saludables que la gente, con razón, buscan evitar. Sin embargo, una alimentación variada, baja en grasa, a base de plantas, centrada en habichuelas, vegetales, cereales y frutas, no necesariamente tiene que incluir productos de soya para ser nutricionalmente completa. Los beneficios de una proteína completa y la fibra soluble se pueden encontrar fácilmente en otras habichuelas, vegetales, cereales, y en frutas.

Pregunta: He leido que el consumo de leche reduce el riesgo de cáncer de mama en las mujeres premenopáusicas. ¿Cómo esto puede ser, si el consumo de leche aumenta el nivel de IGF-1 en la mujer y puede que aumente el riesgo de cáncer de mama luego de la menopausia?

Respuesta: Un estudio hecho en Noruega en el 2001 creó una sensación, ya que concluía que el consumo de leche reduce el riesgo de cáncer de mama en mujeres premenopáusicas. Sin embargo, el cáncer de mama es muy poco común en mujeres premenopáusicas (solamente 0.6% en este estudio). Además, el estudio se basó únicamente en autoinformes de la ingesta de leche durante la edad adulta y el recuerdo de la ingesta de leche durante la niñez, no en los marcadores sanguíneos principales relacionados con el riesgo de cáncer de mama o el consumo total de productos lácteos.

El nutriente que se supone que es de protección es el ácido linoleico conjugado (CLA por sus siglas en inglés), un componente de la grasa láctea, sin embargo, el CLA ha demostrado aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca.

Investigaciones han demostrado que los alimentos influyen el desarrollo del cáncer de mama por sus acciones sobre los niveles de hormonas circulantes (especialmente los estrógenos). Los alimentos grasos aumentan los niveles de estrógeno, mientras que alimentos ricos en fibra naturalmente los disminuyen. Las dietas altas en grasa también causan obesidad, que se asocia con niveles elevados de estrógeno y el riesgo aumentado de cáncer de mama.

En Asia, donde los cereales integrales, vegetales, frutas, tofú, leche de soya y otros productos de soya se consumen regularmente y la leche de vaca no es una parte normal de la dieta, las personas son generalmente más sanas y el cáncer de mama es mucho menos frecuente que en los Estados Unidos y Europa.

Información del Comité de Médicos para una Medicina Responsable, www.pcrm.org.

share