El Santuario – Iglesia Genesis

santuario-celestial2-m

El Santuario – Iglesia Adventista HIspana Genesis.

El mes de Octubre fue el mes de evangelismo en la Iglesia Adventista del Septimo dia Genesis. Nuestra Iglesia presento durante este mes, El Santuario en vivo por tres Sabados titulado “Encuentra a Jesus en su Santuario”.

El primer Sabado se presento El Atrio, el segundo Sabado se presento El Lugar Santo, y el tercer Sabado se presento El Lugar Santisimo. Cada presentacion fue narrada y presentada en vivo de acuerdo con lo que dice la Biblia.

Las presentaciones fueron una introduccion para la semana de evangelismo Octubre 24 a1 1ero de Noviembre.

Lugar Santo

Cuando el Hombre fue forzado fuera del Edén, se había desconectado con el Dios del cielo y perdido su acceso a la presencia directa del altísimo. Aunque se había alejado de Dios “Jesús no reputó el cielo como lugar deseable mientras estábamos perdidos.” Así como el pastor no podía encontrar comodidad en su casa mientras no encontraba a su oveja,  el Hijo del Hombre dejo el cielo para buscar y a salvar lo que se había perdido. (S. Lucas 19:10 RVR1960) El santuario tiene el propósito de abrir nuestras mentes simples, a como Cristo encuentra y rescata al pecador para regresarlo a su lugar. Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros …..(S.Juan 1:14 RVR1960) Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo….. (Hebreos 2:14 RVR1960) El divino Jesús tomó la mortalidad y debilidad humana para enseñar el camino hacia la restauración con Dios.
Antes de tomar su último suspiro, Jesús exclamó con autoridad y poder “consumado es”. Era un sacrificio completo y perfecto, y el trabajo que el vino a cumplir en la tierra era necesario para el perdón del mundo. Ya viendo que encontramos los caminos de nuestro Dios en el santuario, entendemos que el sacrificio en el altar no era el fin del trabajo para limpiar el pueblo de sus pecados. La sangre de la víctima era llevada dentro el tabernáculo por medio de el sacerdote para ser transferida allí y finalmente ser borrada en el Día de expiación. ¿Pero si Cristo es el cordero que quita el pecado del mundo, quien calificara entre los hombres para ser el sacerdote que ofrece ese sacrificio delante del padre en lugar del pecador? Sería un hombre que tiene tanto poder sobre Cristo y otros humanos? ¿Hay seguridad en confiando en otro humano pecador como yo? Gracias a Nuestro Dios la respuesta es no. Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del trono de la Majestad en los cielos, ministro del santuario, y de aquel verdadero tabernáculo que levantó el Señor, y no el hombre. (Hebreos 8:1, 2 RVR1960) Aunque jesus tomo sobre el la humanidad y fue tentado en todo punto tal como nosotros, el no cometió pecado. Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo. Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados. (Hebreos 2:17, 18 RVR1960) antes de tomar la cruz en nuestro lugar, Jesús dijo a sus discípulos: “En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis. (S.Juan 14:2, 3 RVR1960) Jesus ascendió al cielo a preparar un lagar para nosotros, y este trabajo no constituía en construir casas. Las mansiones ya están allí. El hablaba de su trabajo como sumó sacerdote oficiando por su pueblo en el cielo. Es tan necesario como su cumplimiento en la cruz, la intercesión de Cristo como nuestro sacerdote en el santuario celestial. Dijo Jesús; “Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré. (S.Juan 16:7 RVR1960) Sin oficiar en el santuario celestial, Jesús no podría enviarnos al consolador para guiar nuestras mentes hacia el y su misión. Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo. (1 Juan 2:1 RVR1960) Si pecamos tenemos en el presente, un abogado para presentar nuestro caso al Padre y ofrecer la sangre derramada en el calvario en lugar de nosotros. por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos. (Hebreos 7:25 RVR1960)
En el servicio diario, el trabajo de la expiación de pecados seguía en el lugar santo del tabernáculo. Aquí encontramos símbolos que apuntan a verdades esenciales y prácticas para los arrepentidos. Estas verdades nos enseñan a vivir como criaturas nuevas en Cristo.  Hay tres compartimentos y cada uno contiene artículos diferentes de acuerdo a su función. Tal como una casa no tiene un orno en el baño, o una cama en el comedor, así también vemos un orden en el santuario. En el atrio vimos el proceso de morir a la vida vieja y nacer a una vida nueva. juntamente crucificados con Cristo en el altar y resucitados con el por medio del bautismo en al lavacro. En el altar de sacrificio y el lavacro vemos que cada artículo tiene su propósito simbólico. Jesús compró nuestra libertad del pecado con su muerte, pero esa misma sangre que tiene el poder de perdonar, también tiene el poder de santificar y cambiar el corazón contaminado de pecado. El pecado es una enfermedad de corazón y el lugar santo es como un salón de operación para el enfermo. La justificación es nuestro título al cielo, y la santificación nuestra idoneidad para el. “El corazón orgulloso lucha para ganar la salvación; pero tanto nuestro derecho al cielo como nuestra idoneidad para él, se hallan en la justicia de Cristo.” (DTG 267.1) En este programa veremos los artículos en el lugar santo con el propósito de encontrarnos un paso más cerca con Jesús.

Jesus cargo el peso de nuestras iniquidades en su cuerpo sobre el madero, Y entro en el lugar santo de santuario celestial para ofrecer su sangre a nuestro favor. Tal como el llevo nuestro pecado siendo el sacrificio, el también lleva nuestro pecado siendo nuestro sacerdote. Es necesario que cada obra de transgresión sea justificada por el. Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala. (Eclesiastés 12:14 RVR1960) mientras la sangre se acumulaba en la cortina durante el año, era un testimonio que el pecado del pueblo había entrado al tabernáculo para ser cubierto. Estaba en la mano de Dios y el tiene el poder de salvar perpetuamente. ahora Permanecía con el arrepentido seguir con el proceso de santificación.  Dice Jesús: “Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida. (Apocalipsis 2:10 RVR1960) nuestro pecado es cubierto hasta que decidamos dejar por fin su placer. Está con nosotros hacer la decisión de aceptar que Cristo borre completamente todo rasgo de su existencia. Y es en el lugar santo donde aprendemos vivir vidas santas, libres del pecado.

Altar de la proposición

La mesa de la proposición era localizada en el lado norte del primer departamento del santuario. El sábado los levitas hacían doce panes sin levadura. Durante toda la semana el pan estaba sobre la mesa. Al final de la semana era retirado y comido junto con vino no fermentado por los sacerdotes.

IMG_0458.JPG

Altar de Incienso y Altar de la Proposición

Cuando el hombre perdió el privilegio de hablar con Dios cara a cara, perdió en gran sentido su percepción de el carácter de dios. “Y ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.” (S.Juan 17:3 RVR1960) la muerte era el resultado de perder este conocimiento. Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. (Oseas 4:6 RVR1960) la rasa humana fue separada de Dios por culpa del pecado, Dios para atraerla hacia el tenía que comunicar al hombre su gloria a través de su palabra. Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. (S.Juan 1:14 RVR1960) La verdad de las escrituras era para dar testimonio de Cristo Jesús, y calculada para traer al hombre a una comunión íntima con su creador. Como El pan físico mantiene la vida física, así también el pan del cielo da vida al espíritu. Cristo declaró que el es el pan que viene del cielo. Es esencial para el mejoramiento del pecador, de ser nutrido con la carne y la sangre que es Jesus. Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. (S.Juan 6:53 RVR1960) el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo. (S.Juan 6:51 RVR1960) Es en la Biblia donde podemos contemplar la cruz, donde Cristo dio su vida por el mundo, y ser transformados en meditar en ella. Esto es comer de su carne. El tomar de su sangre es contemplar y vivir su vida. Porque la vida de la carne en la sangre está, (Levítico 17:11) cuando estudiamos las escrituras solo puede ser El Espíritu de Dios que nos abre el apetito, y permite que nuestras almas puedan digerir esos pensamientos, alimentando nuestras almas con la vida eterna que procede de Jesús. Dice Jesus al padre mientras intercede por su pueblo; “Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad. (S.Juan 17:17 RVR1960)

El altar de incienso

El altar de incienso, estaba antes de el velo que separaba el lugar santo del lugar santísimo. Era un codo cuadrado y dos codos de alto, con un cuerno en cada esquina. Alrededor de la parte superior había una hermosa corona de oro, y debajo de la corona estaban los anillos, los cuales se usaban con palos para llevar al altar. todo era cubierto de oro puro (Éxodo 30: 1-6). Dentro de la corona de oro que rodea la parte superior del altar, el fuego sagrado se mantenía constantemente quemando.(Éxodo 30: 8 El fuego era puesto allí Cada mañana y tardé. El perfume impregnaba todo el santuario, y era llevado por la brisa mucho más allá de los recintos de la corte. La sangre de los sacrificios ya aceptados, eran puesto en los cuernos de el altar de oro y el fuego que mantenía el incienso ascendiendo, era tomado del fuego sagrado del altar de sacrificio.
El problema principal en el conflicto de los siglos, es la desconexión del la tierra con el cielo. En el medio de los dos está el pecado; la transgresión de la ley eterna. Dice la Biblia, El que aparta su oído para no oír la ley, Su oración también es abominable. (Proverbios 28:9 RVR1960) Si decidimos no oír a Dios, como podemos esperar que el nos oiga a nosotros. Pero va más aya que esto. por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, (Romanos 3:23 RVR1960) Es por esta razón que Cristo tomó nuestros pecados a la cruz. Sin su justicia todos quedaríamos destituidos de el. La justicia perfecta de Cristo es imputada y impartida hacia nosotros para que la comunicación se pueda abrir otra vez con el Padre. Así cómo el incienso subía con las oraciones del pueblo para ser aceptable y no abominable ante Dios, es como nuestras oraciones son aceptadas en el nombre de Cristo Jesús. De cierto, de cierto os digo, que todo cuanto pidiereis al Padre en mi nombre, os lo dará. Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido. (S.Juan 16:23, 24 RVR1960) Es una comunión constante, tal como el incienso se mantenía constantemente ascendiendo, la Biblia nos llama a “Orar sin cesar. (1 Tesalonicenses 5:17)

El Candelabro

El candelabro de oro con sus siete lámparas de oro estaba en el lado sur del primer departamento del santuario. Estaba hecho de un solo pedazo de oro labrado a martillo. Cada mañana y tarde el sacerdote alistaba el candelabro que fue prendido con el fuego del altar de sacrificio. Jesús declaró, “Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida. (S.Juan 8:12 RVR1960) El sacrificio que Cristo dio en la cruz sigue siendo la base de nuestra santificación. El oro labrado a martillo representa su cuerpo, golpeado por nuestras iniquidades. Así cómo el fuego que alumbra el tabernáculo es tomado del atar donde el sacrificio es consumido, también la cruz alumbra el camino para el cristiano en las tinieblas de este mundo.  La comunión con Dios a través de su palabra y la oración no viene sin obligación. De gracia recibisteis dad de gracia. Cristo murió para reproducirse en su pueblo, para que nosotros también podamos ser la luz en la oscuridad de este mundo. Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos. (S. Mateo 5:14-16 RVR1960)

 


Lugar Santisimo

IMG_0454.JPG

Los Diez Mandamientos, Vara de Aaron y Mana

En el servicio diario del santuario el sumo sacerdote oficiaba en el atrio y el lugar santo libremente durante el año, pero en el lugar santísimo la orden dada por Jehová era “que no en todo tiempo entre en el santuario detrás del velo, delante del propiciatorio que está sobre el arca, para que no muera; porque yo apareceré en la nube sobre el propiciatorio. (Levítico 16:2 RVR1960) únicamente el sumo sacerdote podía entrar en el lugar santísimo, pero sólo una vez en el año podía entrar para ser reconciliación. En este día el sumo sacerdote no se vestía con la ropa normal del año. El mandato fue “Se vestirá la túnica santa de lino, y sobre su cuerpo tendrá calzoncillos de lino, y se ceñirá el cinto de lino, y con la mitra de lino se cubrirá. Son las santas vestiduras; con ellas se ha de vestir después de lavar su cuerpo con agua. (Levíticos 16:4) este servicio constituía de tres sacrificios primarios que hacían expiaciones particulares. Primero El sumo sacerdote y su casa eran reconciliados por el sacrificio del becerro. era necesario que la casa Sacerdotal sea limpia antes de el poder resumir y oficiar en lugar del pueblo. “Tomará luego de la sangre del becerro, y la rociará con su dedo hacia el propiciatorio al lado oriental; hacia el propiciatorio esparcirá con su dedo siete veces de aquella sangre. (Levítico 16:14 RVR1960) también “saldrá al altar que está delante de Jehová, y lo expiará, y tomará de la sangre del becerro……..y la pondrá sobre los cuernos del altar alrededor. (Levítico 16:18 RVR1960)  el segundo sacrificio era para hacer reconciliación por el tabernáculo “a causa de las impurezas de los hijos de Israel, de sus rebeliones y de todos sus pecados; de la misma manera hará también al tabernáculo de reunión, el cual reside entre ellos en medio de sus impurezas. (Levítico 16:16 RVR1960) Esta porción del servicio era determinada con una ceremonia especial. Y de la congregación de los hijos de Israel tomará dos machos cabríos para expiación……(Levítico 16:5)”Después tomará los dos machos cabríos y los presentará delante de Jehová, a la puerta del tabernáculo de reunión. Y echará suertes Aarón sobre los dos machos cabríos; una suerte por Jehová, y otra suerte por Azazel. Y hará traer Aarón el macho cabrío sobre el cual cayere la suerte por Jehová, y lo ofrecerá en expiación. Mas el macho cabrío sobre el cual cayere la suerte por Azazel, lo presentará vivo delante de Jehová para hacer la reconciliación sobre él, para enviarlo a Azazel al desierto. (Levítico 16:7-10 RVR1960). Después degollará el macho cabrío en expiación por el pecado del pueblo, y llevará la sangre detrás del velo adentro, y hará de la sangre como hizo con la sangre del becerro, y la esparcirá sobre el propiciatorio y delante del propiciatorio. Y saldrá al altar que está delante de Jehová, y lo expiará, y tomará…..de la sangre del macho cabrío, y la pondrá sobre los cuernos del altar alrededor. (Levítico 16:15, 18 RVR1960) es digno notar que durante el año la sangre de las ofrendas de pecado, llevaban sobre ella los pecados del pueblo, sin embargó la sangre del macho cabrío limpiaba el tabernáculo de todas las rebeliones, pecados y impurezas del pueblo. el sumo sacerdote ponía sus dos manos sobre la cabeza del macho cabrío vivo, y confesaba sobre él todas las iniquidades de los hijos de Israel, todas sus rebeliones y todos sus pecados, poniéndolos así sobre la cabeza del macho cabrío, y lo enviará al desierto por mano de un hombre destinado para esto. Y aquel macho cabrío llevará sobre sí todas las iniquidades de ellos a tierra inhabitada; y dejará ir al macho cabrío por el desierto. (Levítico 16:21, 22 RVR1960) y el tercer sacrificio era un holocausto echo para el sacerdote y el pueblo. Lavaba el sumo sacerdote su cuerpo con agua en el lugar del santuario, y después de ponerse sus vestidos salía para ser holocausto, y el holocausto del pueblo, y hacia la expiación por sí y por el pueblo. (Levítico 16:24) durante el día entero no había trabajo y cada persona estaba en ayuno. cada uno tenía que estar afligiendo su alma hacía Jehová y examinando su vida a ver si había algún pecado sin confesar. Mientras el servicio continuaba había oportunidad de ser limpio. Pero si alguno era indiferente a lo que estaba ocurriendo era cortado de el pueblo. Porque toda persona que no se afligiere en este mismo día, será cortada de su pueblo. (Levítico 23:29 RVR1960)

IMG_0457.JPG

El Arca del Pacto

Una pregunta digna de mencionar es, ¿si ya los pecados fueron puesto sobre el animal de sacrificio y ofrecido diariamente para el perdón del pecador, porque había necesidad de reconciliar el tabernáculo por los pecados de el pueblo? Cada ofensa cometida durante el año era transferida a través de la sangre al santuario. Es por eso que en el día de expiación había reconciliación “a causa de las impurezas de los hijos de Israel, de sus rebeliones y de todos sus pecados; (levíticos 16:16) pero esta ceremonia cumplía más que limpiar objetos sino también limpiaba a la gente. Porque en este día se hará expiación por vosotros, y seréis limpios de todos vuestros pecados delante de Jehová. (Levítico 16:30 RVR1960) este día cumplía el trabajo anual de los servicios del santuario y en efecto simboliza una expiación completa. No podremos entender el trabajo de la cruz en su esplendor sin contemplar el camino de Dios y la redención del pecador en en el sistema completo dentro el santuario.

Festival de Trompetas

El Señor desea la salvación de cada ser humano. Cada alma tiene un valor sin medida en los ojos de Dios. Motivado con amor eterno, Dios llama con urgencia mientras estamos en el peligro de la muerte eterna. Jehová es piadoso y tardo para la ira, pero cada rechazo de Su llamado nos endurece el corazón y nos puede traer a un punto sin regreso. dice Jehová el Señor, que no quiero la muerte del impío, sino que se vuelva el impío de su camino, y que viva. Volveos, volveos de vuestros malos caminos; ¿por qué moriréis, oh casa de Israel? (Ezequiel 33:4, 5, 11 RVR1960) Vemos en el santuario el camino de nuestro Dios, y al centro  de sus enseñanzas podemos oír a Jesús llamando a sus ovejas perdidas: “Volveos, volveos de vuestros malos caminos; ¿por qué moriréis?

Diez días antes del gran día de expiación, comenzaba un llamado especial y final para el pueblo antes de terminar el año de cosecha. En el contexto bíblico es en ese tiempo que simboliza el tiempo apropiado para la salvación. Los que no procuran atreves de Cristo la salvación finalmente terminarán exclamando lo que dice Jeremías 8:20: “Pasó la siega, terminó el verano, y nosotros no hemos sido salvos.” Dijo Jehová a Moisés En el mes séptimo, al primero del mes tendréis día de reposo, una conmemoración al son de trompetas, y una santa convocación. (Levítico 23:24 RVR1960) las trompetas indicaban una alarma de misericordia hacia el pueblo. Ese Día era observado como Día de reposo para que todos podrían captar en sus mentes la solemnidad de ese tiempo especial. Con esto en mente, cada individual hacía la preparación de corazón para estar listos en los días que seguían, dirigiendo al décimo día de ese mes siendo el gran Día de la expiación.